Los tipos de testamentos en España

A través del testamento una persona deja por escrito de qué forma quiere que, tras su muerte, se repartan todos los bienes que posee entre sus familiares y seres queridos.

Redactar un testamento es un acto voluntario y, por tanto, es decisión de cada persona si hacerlo o no, aunque los abogados especializados en herencias siempre recomendamos hacerlo, puesto que puede aportar una serie de ventajas en el futuro.

Tipos de testamentos en España

Ventajas de otorgar testamento


La primera y principal ventaja de redactar un testamento es que el testador se asegura de que, tras su marcha, se cumplirán sus últimas voluntades tal y como las dejo establecidas.

Otra de las ventajas de dejar testamento es que no hay lugar a la confusión a la hora de repartir los bienes entre todos los herederos. Es habitual conocer casos de familias que, tras la pérdida de un familiar, se encuentra con la incómoda situación de tener que proceder al reparto de los bienes, algo que no siempre se consigue hacer de forma pacífica.

A través del testamento, se deja claro qué corresponde a cada quién.

Por supuesto, para que esto sea posible, es importante que el testador haya recurrido al asesoramiento legal de un especialista en herencias y testamentos ya que este le ayudará a que sus últimas voluntades queden reflejadas correctamente en el testamento. No debemos olvidar que, además, habrán de tenerse en cuenta una serie de consideraciones, como por ejemplo que hay herederos forzosos con derecho a la llamada legítima, es decir, que, por ley, tienen derecho a una parte del reparto de la herencia.

Todas estas consideraciones deben tenerse muy en cuenta a la hora de redactar un testamento ya que, en caso contrario, este podría ser impugnado.

Otra de las ventajas añadidas a favor de dejar testamento es que en la actualidad es un trámite mucho más sencillo que hasta hace unos años.
De hecho, durante los últimos años se ha experimentado un crecimiento en el número de personas que deciden otorgar testamento en vida.

Muchas de las personas que se plantean redactar su testamento no saben cómo empezar y que pasos seguir una vez tomada la decisión.
Es importante saber que en España existen diferentes tipos de testamentos, y que, en función de nuestras circunstancias y deseos personales, es posible que prefiramos uno sobre otro.

Tipos de testamentos en España


En España, en primer término, encontramos testamentos comunes y especiales. Dentro de los comunes tenemos tres tipos básicos: el testamento abierto, el testamento cerrado y el testamento ológrafo.

Dentro de los especiales tenemos el militar, otorgado en tiempos de guerra, el marítimo y el testamento redactado en país extranjero.

La gran inmensa mayoría de testamentos que podemos encontrarnos son los comunes, por lo que nos centraremos en explicar las características de cada uno de ellos.

Recuerde en cualquier caso que, desde nuestro despacho de Abogados Herencias Valencia, podremos asesorarle sobre cuál es el más conveniente para su caso concreto, así como la mejor forma de redactarlo.

Testamento abierto


A través del testamento abierto, el testador comunica su voluntad ante las personas que van a autorizar el acto, más concretamente el Notario.

De esta forma, este será no solo conocedor del contenido si no además se encargará de asesorar acerca de su contenido y forma así de la forma de redactarlo, siguiendo siempre las indicaciones del testador para que refleje exactamente sus deseos.

Al ser conocido su contenido y ser asesorados por un experto, el testamento abierto tiene la garantía de que va a cumplir con los requisitos legales establecidos, tanto desde el punto de vista del contenido como de la forma.
Cómo redactar un testamento abierto
Como decíamos, el testamento abierto se redacta ante Notario y el proceso será el siguiente:

  • Debe ser otorgado por un Notario en ejercicio.
  • El Notario es el encargado de dar fe de la capacidad legal del testador.
  • Además, se deben presentar dos testigos que se encargarán de, o bien intervenir cuando el testador no pueda intervenir en alguna fase (falta de visión, esté incapacitado para firmar etc.) o bien, simplemente para identificar al testador ante el Notario.
  • Durante el procedimiento se darán una serie de pasos:
  • Redacción del tetamento ante Notario
  • Lectura de testamento
  • Conformidad del testador
  • Firma del testador


De todo ello dará fe el Notario, quién además se encargará de asesorar durante todo el proceso.

Testamento cerrado


El testamento cerrado se diferencia fundamentalmente del abierto en que su contenido no es conocido por el Notario.

Igualmente se presenta ante Notario, pero en este caso ya redactado, bien por el testador, o bien por este con ayuda de un experto. Su contenido no será conocido y por tanto comunicado, como puede suceder en el caso del testamento abierto.

No debemos olvidar que aún en este caso, para su redacción es fundamental contar con el asesoramiento de un experto de confianza, como un abogado especializado en herencias, ya que de esta forma tendremos la seguridad de que su contenido y forma son correctos.

Como sucede con el testamento abierto, este se debe presentar ante un Notario quién se encargará de su otorgamiento y conservación.

Como vemos, tanto el testamento abierto como el cerrado se otorgan ante Notario. Su principal diferencia radica en si su contenido va a ser conocido por este y los testigos (abierto) o no (cerrado).

Elegir uno u otro depende por tanto de las circunstancias particulares y preferencias de quién lo otorgue. No hay ninguno mejor que otro. Solo hay que tener en cuenta que en cualquier caso debemos prestar atención a que su redactado cumpla los requisitos legales y por supuesto refleje nuestra voluntad.

El testamento ológrafo


El testamento ológrafo es un tipo de testamento redactado de puño y letra por parte del testador. Para que se considere válido se deben cumplir una serie de requisitos, tal y como marca el Código Civil.
El testamento ológrafo debe ser redactado por el testador, con su caligrafía habitual (para que pueda identificarse). Asimismo, deberá estar firmado por él.
Además, el testador deberá ser mayor de edad en el momento de redactarlo.

A diferencia del testamento abierto o cerrado, el testamento ológrafo no se consigna ante Notario. Por eso, es preferible elegir otro tipo de testamento si queremos asegurarnos de que este no se pierda llegado el momento por cualquier circunstancia.

Nuestro consejo, como abogados especializados en Herencias de Valencia, es que redacte testamento para que sus últimas voluntades sean respetadas cuando llegue el momento. Y, para hacerlo, déjese asesorar por profesionales que le ayudarán a que dicho testamento cumpla con todos los requisitos legales establecidos, lo que evitará posibles conflictos en el futuro.

No dude en contactarnos para solicitar cita previa y recibir todo el asesoramiento que necesite acerca de la redacción de testamentos o cualquier asunto relacionado con Derecho Sucesorio (herencias, declaración de herederos, trámites etc.)

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE