Legados en una herencia

Legados en una herencia

Seguramente ya conozca en qué consiste una herencia, pero no siempre ocurre lo mismo con la figura del legado. Se trata de un concepto que suele generar bastantes dudas, por lo que a continuación vamos a explicar en qué consiste exactamente y cuáles son las diferencias respecto a una herencia.

  • Lo más característico de un legado es que se trata de la adquisición de un único bien o derecho concreto. En las herencias, sin embargo, se hereda todo el patrimonio. Por ejemplo: una persona puede ser legataria de una vivienda, de una joya o de un coche, si el testador quería que recibiese un determinado bien. Sin embargo, quien recibe una herencia adquirirá todos los bienes del fallecido, no solo una parte.
  • Otra diferencia entre el legado y la herencia es que en esta última se adquiere tanto el activo (bienes) como el pasivo (deudas) del fallecido, mientras que con el legado se adquiere únicamente el activo, salvo casos especiales, como que toda la herencia se distribuya en legados. Por eso se dice que legatario tiene responsabilidad a título particular, mientras que el heredero la tiene a título universal. Es importante tener en cuenta esta diferencia, pues algunas personas desconocen que si son herederas deberán hacerse cargo de todo, tanto los bienes como las posibles deudas que tuviera el fallecido.
  • Una tercera diferencia entre el legado y la herencia es que la herencia puede serlo con o sin testamento, mientras que un legado solo puede hacerse si existe un testamento.
  • Por último, mientras que las herencias pueden aceptarse o rechazarse, los legados se adquieren sin previa aceptación, ya que en ningún caso perjudicarían a quien los adquiera. Los herederos o el albacea de la herencia serán quienes se encarguen de entregar el legado a su dueño.

¿En qué circunstancias puede darse un legado?

Los legados pueden darse en muchas situaciones, aunque existen algunos casos concretos que son los más habituales en estos casos. Vamos a cintar algunos de ellos.

Por un lado es bastante habitual que, sin una persona es soltera y no tiene descendientes, pueda plantearse hacer un legado a algún tipo de organización, entidad benéfica o asociación, a fin de que reciban una parte de su patrimonio (no todo, pues este corresponderá a los otros forzosos que designa la Ley) Es lo que se conoce como legado solidario.

También existe otro caso típico de legados, que se produce cuando una persona se ha encargado de cuidar o asistir a otra durante una determinada cantidad de tiempo. En estos casos, la persona que ha recibido los cuidados puede decidir dejar un legado a su cuidador, en agradecimiento por los servicios prestados.

Por último, otro supuesto menos habitual pero que también se da en algunos casos es asegurarse mediante legados de que una mascota recibirá cuidados una vez que el testador ya no esté. En estos casos es fundamental designar con claridad en el testamento quién administrará el legado. Hay que tener en cuenta que, en España, las mascotas no pueden ser herederas, pero sí que se puede garantizar su bienestar de otras formas, como por ejemplo con el caso que aquí señalamos, o bien designar a un heredero bajo la condición de ocuparse de dicha mascota, de forma que si no lo hace podría llegar a perder la herencia. Este último caso se conoce como condición resolutoria.

La decisión de optar por un legado o una herencia es una cuestión que debe meditarse bien, pues tiene importantes repercusiones tanto para quien la da como para quien lo recibe. Hay que tener en cuenta, además, que la Ley establece ciertos límites para los legados, a fin de que los herederos no se queden sin la parte que les corresponde, la llamada legítima. Si los legados perjudicasen los derechos que tienen los herederos forzosos, estos podrían reclamar la parte que les corresponde.

Por eso, es de vital importancia reflexionar sobre cómo queremos gestionar nuestro patrimonio, para lo cual conviene contar con la asistencia de un abogado de herencias. Si somos quien va a recibir la herencia o legado, también debemos conocer cuáles son nuestros derechos y obligaciones, reclamándolos si así fuera necesario.

En todos los casos anteriores le invitamos a que contacte con nuestro equipo de abogados de herencias de Valencia, pues resolverán las dudas que puedan quedarle y le explicarán cuál es la mejor opción para su caso, siempre dentro de las normas que señala la Ley.

Contactar con nuestro Despacho es sencillo: puede hacerlo llamando por teléfono o dejando sus datos cómodamente a través de nuestra web. En cualquiera de los casos le responderemos con la mayor brevedad posible y concertaremos una cita con usted. A partir de ahí, le guiaremos durante el resto del proceso y le asistiremos con todos los trámites que sean necesarios. Contamos con amplios años de experiencia en el sector, así como con profesionales altamente cualificados.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE